La creatividad empieza con un caos

Los griegos tenían dioses para todo lo que no podían comprender. Y la creación, como concepto, también necesitaba ser explicada a través de lo divino. Porque crear siempre ha sido considerado un acto mágico desde hace siglos hasta hoy en día.

Pero volvamos a los griegos. Ellos creían que había un Dios que se encargaba de cada faceta del mundo. Y la pregunta que surge es, ¿existía un Dios de la Creatividad? ¿Una especie de súper-creativo ancestral (ni me quiero imaginar el ego que debía tener)? Pues sí. Existía en la antigua Grecia un Dios que representaba la creación entendida como origen. El Caos.

¿Qué representaba el Caos?

Lo primero que hay que aclarar es que el Caos no era un Dios propiamente dicho sino una especie de divinidad ancestral o estado primigenio. Era lo que existía antes de que llegaran los primeros dioses con forma humana. En este caso, podríamos decir que primero fue el huevo y después la gallina. La palabra Xáoç, de donde procede en griego antiguo, significa “espacio que se abre” o “hendidura”. En cualquier caso, nos remite a un vacío que necesita ser llenado (conceptualmente hablando).

Posteriormente, el término se entendió como “confusión elemental”, mucho más parecido a lo que entendemos como caos hoy en día.

El caos, además, era femenino. Esto tampoco debe extrañar porque las primeras figuras a las que la humanidad rindió culto fueron femeninas, ya que el acto de dar a luz y engendrar vida era considerado mágico. Así, las mujeres tenían una consideración divina en muchas culturas. Los griegos pensaban que lo que existía antes de llegar los primeros dioses era un ente femenino que los trajo al mundo, por así decirlo.

¿Está relacionado el caos con la creatividad también hoy?

En muchos sentidos, sí. Eso es lo curioso de las palabras, que su raíz se clava profundamente en la cultura y siguen manteniendo muchos de los significados conceptuales que las hicieron aparecer hace miles de años.

Vayamos por partes. El sentido de la palabra en griego antiguo entendido como “vacío que necesita ser llenado” ha llegado hasta nuestros días a través de la metáfora del “papel en blanco” y su reverso, “el bloqueo del papel en blanco”. Efectivamente, ya sea por necesidad profesional o por vocación, un creativo “necesita” llenar el papel en blanco.

¿Sigue siendo un concepto femenino actualmente? Parece que sí, porque las palabras creación y creatividad son femeninas, pero además, existe otra metáfora que nos remite a su origen femenino. Hoy en día hablamos de “parir” como sinónimo de crear (al menos, en determinadas profesiones como la publicitaria).

La teoría del caos y el pensamiento “out of the box”.

Incluso cuando la palabra griega evolucionó hacia el moderno concepto de “confusión”, sigue manteniendo un vínculo con la idea de creación. Hoy, la teoría del caos es un concepto matemático que define un sistema extremadamente sensible a cualquier mínima variación en sus condiciones iniciales que implicaría una gran diferencia en sus condiciones finales. Es decir, teóricamente, se puede predecir cómo se comportará dicho sistema, pero no podemos conseguirlo porque es imposible medir con la exactitud necesaria las variaciones que pueden afectarle. Algo parecido ocurre en el cerebro cuando formamos las ideas.

El cerebro es un sistema que tiende a repetir el mismo tipo de asociaciones una y otra vez. Y los creativos tenemos que luchar por romperlas y crear nuevas. Ese es el gran reto de cualquier creativo en cualquier campo. Y no es nada fácil, porque esas asociaciones se producen cuando recibimos un estímulo y nuestras neuronas reaccionan enviando impulsos eléctricos a otras neuronas cercanas. Esta actividad eléctrica es la que produce los pensamientos y las ideas, pero tiene un problema: que las neuronas “aprenden” la ruta que han seguido esos impulsos eléctricos producidos por un determinado estímulo y los repiten cuando vuelve a presentarse dicho estímulo.

Para que se entienda mejor, vamos con un ejemplo publicitario típico. La primera vez que alguien asoció la idea de “todo en uno” con la imagen de una navaja suiza, creó una metáfora sorprendente. Entonces, las neuronas descubrieron que el camino que habían seguido los impulsos eléctricos desde las palabras “todo en uno” hasta la imagen de la famosa herramienta helvética, funcionaba. Y aprendieron que ese era el camino correcto. Volver al estado de confusión que representa la palabra caos es una forma de buscar que el cerebro olvide las asociaciones previas y pueda crear nuevas. Para ello, utilizamos técnicas como el brainstorming, los mapas mentales y otros similares.

Es por eso que las técnicas de desbloqueo creativas tratan de generar un cierto estado de caos alrededor de una idea, concepto, marca, organización, etc. Ese caos ayuda a “resetear” la mente de ideas previas y la prepara para que sea capaz de crear nuevas asociaciones mentales.

Yo soy muy caótico en general. No solo cuando busco una idea en el trabajo. ¿Significará que soy muy creativo?

¿Y tú que piensas? Los comentarios están para que esto no sea un monólogo, utilízalos.

2 Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published.